fbpx

Pimentel, el hombre del Plan 2.0 ó 3.0

BAILE Y COCHINO…

Por: Horacio Cárdenas.-

José Fraustro decidió no complicarse la existencia y, obediente, ratificó en su cargo a Oscar Pimentel.

El 22 de noviembre del año 2018 publicamos una columnita en este mismo democrático espacio, en aquella ocasión la titulamos Óscar Pimentel, “el hombre con el plan”, y el tema era muy simple, por acuerdo de la clase política de la capital de Coahuila, quien fuera alcalde de Saltillo durante el sexenio de Rogelio Montemayor Seguy como gobernador, había sido designado como titular, encargado, responsable, presidente, director, o lo que sea, del Instituto Municipal de Planeación, la típica instancia burocrática de la que en México y acá también, se espera tanto, y entrega tan poco.

Pues bien, José María Fraustro Siller, flamante presidente municipal por la voluntad de los electores saltillenses, más temerosos de lo que Armando Guadiana, su principal contrincante en la contienda de junio pasado, pudiera traer guardado bajo el sombrero, que por real respaldo de las propuestas del priísta, decidió no complicarse la existencia, ¿qué hacer con Óscar Pimentel, exalcalde que desde que terminó su trienio ha andado causando lástimas por todos lados y que cumpliendo la maldición, al regresar se convirtió en estatua de sal?, pues la fácil, como suele hacer para evitarse problemas: lo ratificó en el IMPLAN, en lo que tácitamente es una aceptación de que la planeación le importa un cacahuate, y que con tal de tener contentos a los que mandan, se cercena lo que debería ser su mano derecha, por no decir que su lóbulo cerebral izquierdo.

Solo para darle la bienvenida, por tercera ocasión, a quien tanto perjuicio ha causado a Saltillo, nos tomamos la libertad de reproducir la columna de hace tres años, conmiserándonos con el pueblo de la capital coahuilense del poco respeto de la clase gobernante para con nosotros, los gobernados. Va pues:

La anécdota la teníamos guardada desde hace más de veinte años, en una mesa muy escondidita en un rincón de un restaurante por los rumbos del norte de la ciudad, como suelen decir los colegas de sociales que no quieren decir el nombre porque no hay publicidad pagada, departían amenamente el entonces presidente municipal de Saltillo, Oscar Pimentel González, y otro señor que había también sido alcalde todavía más antes, Carlos de la Peña Ramos. Al calor de los sofisticados platillos y los mejores licores, con cargo por supuesto al presupuesto de la ciudad, se estaba acabando de decidir el futuro de la ciudad, como siempre en la triste historia de la capital de Coahuila, a conveniencia de los ricos, de los terratenientes, y en perjuicio del resto de la población.

Es un decir lo de perjuicio, porque ni siquiera estaban siendo tomados en cuenta los miles de ciudadanos que transitarían a diario por lo que luego pasó a denominarse bulevar Luis Donaldo Colosio Murrieta, y que en aquel instante apenas tenía un nombre administrativo, libramiento quien sabe qué.

La cita en La Canasta era la culminación de meses de negociaciones entre la administración municipal de Oscar Pimentel, político con un ojo puesto en la grilla y el otro siempre en el billete, y los propietarios de los predios por donde pasaría la nueva vialidad, tan necesaria ya en aquellos tiempos, y que se anticipaba como el detonador del desarrollo de aquella zona ubicada al norponiente de Saltillo. La negociación no había resultado nada sencilla, no tanto porque no hubiera el interés de vender de unos, y el de comprar de otros, con la consecuente y obligada tradición histórica priísta de que en la operación, en cada operación, tenía que mediar una comisión, sino porque en el gran proyecto estaban aflorando algunas de las peores actitudes y costumbres de los ricos de Saltillo.

En efecto, aquellos eran predios donde había algunas nogaleras y huertas más o menos productivas, y algunos campos de a tiro nomás esperando que les llegara el momento de su explosión de plusvalía, los propietarios que los habían heredado de generaciones anteriores, o que los habían adquirido a centavo el metro, se estaban dejando pedir las perlas con todo y virgen.

Así ha sido siempre en Saltillo y así han sido siempre los terratenientes de Saltillo, no por nada hay tanto inmenso terreno baldío en el centro, en las colonias y en sobre los bulevares, si lo que están esperando sus dueños es que venga alguien a querer establecer un Wal Mart (que ya está), un HEB (que llegó antes), una plaza comercial Sendero, Galerías o la que sea (que seguro ya vendrán), y que esté dispuesto a pagar el precio que se dejen pedir, que por muy estratosférico que sea, a la hora de cerrar la operación y haberse vuelto a forrar de dinero, sentirán que todavía habían podido sacarles algunos millones más.

Si con esas actitudes lo que nos extraña es que no haya llegado a la capital de Coahuila más gente con intenciones de lavar dinero del crimen organizado, esos sí que pagan lo que les pidan “no questions asked”, o a lo mejor si han andado por aquí… pero esa es otra historia.

Todo el asunto del luego bulevar Colosio se centró en dos cuestiones básicas, primero el dinero, que fue muy superior a lo que realmente valían las propiedades que terminarían convirtiéndose en calle, y que además le darían un empujón tremendo al valor de la tierra colindante, como puede cualquiera comprobar, que muchos de los terrenos que quedan por allí no están en venta, sino en renta, pues sus propietarios, los mismos de entonces o sus descendientes, creen que valen más que el zócalo, de la Ciudad de México, y sobre esa creencia los cotizan en dólares, muchos dólares, de puro alquiler. Pecata minuta, ajá, pero dentro de lo que podía negociarse. Lo que no era tanto, era lo relativo al trazo, y allí sí que la cosa se puso complicada.

Y es que si algo tienen los saltilleros de prosapia y mucho dinero es que son necios, todavía más que los celebrados tozudos de Ramos Arizpe, su necedad es obvio, a su conveniencia, y como los del vecino municipio, si los apresuran se echan, y no hay poder humano que los haga moverse. Lo que querían, y que finalmente lograron de Oscar Pimentel, ya firmemente instalado de su parte, es que el nuevo bulevar pasara por sus propiedades, pero de tal manera que tuvieran la mejor exposición, el mejor frente digamos, por más kilómetros, de tal manera que pudieran luego comercializarlo en condiciones óptimas. La idea era que no hubiera sitios ciegos o ahogados, que no tuvieran la posibilidad de ser jugosamente explotados, y eso, dependía básicamente del trazo.

La lógica dice que ¿para qué tantos brincos si el suelo está tan parejo?, bueno, pues en este caso concreto es ¿para qué tantas curvas, y tan pronunciadas, estando efectivamente el terreno tan plano?, ah pues por lo dicho, porque tenía que pasar por esos predios, al gusto de sus dueños.

¿Qué importa si por ese trazo estúpido, por no decirle estúpido, se hayan perdido varias vidas, haya habido infinidad de heridos y pérdidas multimillonarias en daños, además de que una vialidad que debió proyectarse como de alta velocidad, hay que recorrerla con excesiva lentitud y cuidado, so pena de poder matarse uno o que lo maten otros? Bulevar Colosio se prestaba para ser una superavenida recta como ella sola, que conectara la carretera a Monterrey con la carretera que va a México, pasando por la vieja a Arteaga, a velocidad, como para realmente agilizar la movilidad entre polos de desarrollo.

Ah no, la convirtieron en una trampa de lentitud y riesgos, pesada de manejar, que además en el momento en que se llene de comercios, será todavía más peligrosa con la necesidad de estacionamiento… que no hay ni habrá, y con tanto carro incorporándose a la circulación, nomás espérese, eso será una pesadilla como lo era Pedro Figueroa hasta que Jericó cerró todas las vueltas a la izquierda.

¿y quiere saber el nombre del culpable?, pues es Oscar Pimentel González, recién nombrado director del Instituto Municipal de Planeación, y por ello, responsable de “planear” el desarrollo futuro de Saltillo, aunque afortunadamente, no de ejecutarlo, al menos no todavía desde su actual posición más de adorno y para tenerlo a sueldo, que otra cosa. Respecto de lo que haga o deje de hacer Pimentel, hay dos posibilidades, o que frente a sus errores haya aprendido algo, cosa altamente improbable, o que proponga “soluciones” tan balines como el bulevar Colosio, eso sí, muy productivas y al gusto de los terratenientes de antes, de hoy y los que vengan. Desde esa posición su capacidad de causar perjuicios a Saltillo es incalculable.

Hasta aquí la columna, como su gran proyecto pendiente de la administración pasada, Pimentel dijo que estaba viendo lo de los parquímetros para el centro histórico… proyectazo que seguro le atraerá muchas simpatías a la naciente gestión de Chema Fraustro, porque ahora sí, promete que se hará.

Está también solucionar lo de las inundaciones en el norte de la capital, que este año dieron un respiro… porque no llovió como para anegar aquella tracalada, ah y por supuesto, darle continuidad a las siempre populares ciclovías, herencia maldita de Jericó Abramo, que las metió con calzador donde el tráfico era ya de por sí infernal.

¿Eso es lo que espera y merece Saltillo de un Instituto Municipal de Planeación?, es un desperdicio inmenso de recursos, pero sobre todo de la oportunidad de hacer bien las cosas ¿les urge mucho rescatar a Pimentel de sí mismo?, denle una pensión, y pongan al IMPLAN a hacer lo que se espera de él de manera urgente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: