fbpx

Inaugura López Obrador una refinería inconclusa, aunque afirma que «es un sueño hecho realidad»

El presidente ha cortado el listón de una refinería que aún no ha terminado de construirse, y que comenzará con su fase de pruebas.

El presidente López Obrador ha cortado el listón rojo que da banderazo a la refinería Olmeca a justo cuatro años de lo que él denomina como “el triunfo histórico”.

La refinería se ha colocado como uno de los mayores símbolos de lo que el presidente ha denominado la “Cuarta Transformación”, y el lugar donde ha comenzado la ceremonia así lo ratifica: cuatro columnas de concreto que colocan esa leyenda al lado de las palabras ‘independencia’, ‘reforma’ y ‘revolución’, tres etapas simbólicas de la historia del país.

El presidente ha calificado como “un sueño hecho realidad” la construcción del nuevo complejo. México no tenía una nueva refinería desde 1979. Pero la puesta en marcha es aún a medias: la obra no está concluida y los tiempos para su puesta en marcha aún son inciertos.

Previo a la inauguración, el presidente y la secretaria de energía Rocío Nahle lanzaron fechas al aire para que el complejo comience a producir: finales de 2022 o inicios de 2023, han dicho en sus últimas declaraciones. “Es hasta el año próximo, pero sí vamos a cumplir con esa meta de ser autosuficientes”, dijo López Obrador en un breve discurso durante el recorrido por la refinería.

Pasaron 1,065 días. La inauguración se ha dado un día antes de la fecha que fijó el mandatario desde 2019, cuando comenzaron las obras. Con la ceremonia, el presidente ha cumplido con su compromiso político, pero en el fondo solo ha dado banderazo a la primera etapa constructiva del complejo, según ha explicado su administración. Tras esto se comenzará con el periodo de integración y pruebas, que preceden al de producción.

La razón detrás de esto ha sido el poco tiempo que el gobierno federal destinó a su construcción: tres años que se cumplirán en un mes. Este plazo se encuentra muy por debajo de los estándares internacionales o de las proyecciones de las compañías que fueron invitadas a la licitación para hacer la construcción, pero que más tarde fueron descartadas por los precios y lapsos propuestos. Estos últimos estimaban una refinería construida en seis años.

Con información de Diana Nava/Expansión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: