fbpx

Los números de la elección, Morena no pinta

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas Zardoni.-

Semivacías se aprecian las urnas instaladas en Monclova. (Foto de El Tiempo de Monclova)

Acá en el estado de Coahuila, estaba en juego la elección de setenta consejeros del Movimiento de Regeneración Nacional, mismos que habrán de participar, si todo sale como la dirigencia lo ha imaginado, en el Congreso Nacional, que a su vez será el responsable de designar a los cuadros que tendrán la responsabilidad de la selección del candidato o de la candidata a la presidencia de la república por MORENA en la elección del 2024.

Un viejo dicho priísta, o más bien, una máxima del sistema político a la mexicana, porque es demasiada pretensión decir que es exclusivamente patente del Partido Revolucionario Institucional, que salvo en Coahuila se haya muerto y sepultado, en cambio el sistema político del que formó parte el antiguo PRI, el PAN cuando gobernó, el nuevo PRI y ahora MORENA, permanece en plenitud, al grado de hacernos creer a muchos que vivimos en un país en el que rige el estado de derecho y que nos gobernamos democráticamente, es aquella de que el que respira aspira, que acá en el medio periodiquero de la región sureste de Coahuila recomendaba mucho andarse con cuidado cuando iba a Arteaga o a Ramos Arizpe, pues corría el riesgo de atropellar a un candidato que anduviera distraído a media calle, y es que eran tantos…

Pues tal cual con la elección de consejeros o congresistas de MORENA, pues se inscribieron nada más y nada menos que 912 aspirantes, lo que puede hablar, dependiendo de cómo lo quiera ver cada quien, de una enorme politización en la izquierda coahuileña, en una aspiración descomunal de parte de la militancia para ocupar las posiciones de decisión del partido, algo que es bastante novedoso no solo en nuestro estado sino en todo el país, o ya de plano un justificado deseo de figurar, de dejar de ser el militante anónimo al que nadie le hace caso, a ver si se portan igual cuando uno le plante junto al nombre, el membrete congresista o consejero, lo que su modestia personal le permita y aconseje.

Las cuentas están muy bien preparadas, según dicen los dirigentes de MORENA, se trataba de elegir diez consejeros por cada distrito electoral, con absoluto respeto a la paridad de género e igual desprecio por todos aquellos que no caben en la definición binaria de la vida en nuestra sociedad contemporánea. Con cinco hombres y cinco mujeres por cada distrito electoral, y siendo siete los de Coahuila, llegamos a la cifra de setenta consejeros, y a la mucho menos manejable cifra de 130 aspirantes a consejero por cada uno de los distritos electorales, en promedio, que como todos promedios, oculta que hubo algunos con muchos participantes y otros con no tantos.

Ahora sí que como en otros estados, no es el caso, creemos, de Coahuila con solo 38 municipios, cuando que hay otras entidades con un par de cientos o más, ¿Quién podía aprenderse, o siquiera estar al tanto de quién estaba inscrito y quien no, además de qué traía en el buche?, porque sin haber estado cerca del proceso, cada morenista que se inscribió para buscar el voto de sus correligionarios, ya llevaba su porra, su guardadito de votos, porque eso de esperar que don Joaquín o doña Mary se pusieran a leer a ver el nombre de quien conocían, o habiendo tantos homónimos en cada entidad federativa, ¿Quién nos garantiza que el Poncho Valdés Flores que uno conoce es el que quiere ser representante distrital ante el congreso de MORENA, sobre todo si no le conocíamos ese gusto por andar en la grilla izquierdosa?

No digamos que hubo campañas, ¿pues a qué horas?, y que la gente distinguiera entre los postulados de 130 grillos, pues está bien difícil. Más bien se trató de una cuestión familiar, de gremio o de conocidos del barrio, de la colonia, de haber sido liderecillo de algún grupo para esto o aquello, y así por el estilo, que anduvo moviéndose en los días previos al último de julio, eh, no sean gachos raza, vayan y voten por mí, y ya verán como a todos nos va a ir bien. ¿cuándo?, esas cosas no se preguntan a los políticos.

Según la arquitectura política de MORENA, con 300 distritos electorales y diez congresistas por distrito, habrá tres mil consejeros en el evento. Pero nunca falta quien meta duda de si es así como lo imaginó todo el compañero presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, porque los datos que traen otros, los otros datos famosos, dice que son cien por estado, y siendo treinta y dos estados, serán 3 mil 200 personajes con influencia local o distrital, ¿pero qué son 200 en la cuenta final?, nomás no pintan ¿o sí?

Depende en qué punto del espectro chairo/conservador se halle usted, pero lo ocurrido el sábado y domingo últimos de julio ha sido interpretado de las maneras más contradictorias.

Para algunos fue una vergüenza que pone en entredicho la capacidad de MORENA para elegir nada sin portarse como una caterva de salvajes, a l que por supuesto respondieron que se trató de infiltrados de sus enemigos y adversarios que querían ver fracasar su esfuerzo democrático, en cambio para los dirigentes, para el presidente Andrés Manuel López Obrador, para las corcholatas, excepto Ricardo Monreal al que ya caricaturizan no como corcholata sino como tapón de sidra, porque va a saltar, fue un éxito rotundo, y tanto, que acudieron a votar como dos millones de personas, esto en espera del cómputo final, que por supuesto no nos dará el desglose de votos fantasma, de los que fueron producto del embarazo de urnas, de nuevos militantes reclutados allí mismito. Oiga, movilizar dos millones de personas no es cualquier cosa…

Cierto, pero no son treinta millones de personas que hicieron presidente a Andrés Manuel. El caso es que para cada convocatoria que hace MORENA, son cada vez menos los que acuden al llamado, ni siquiera cuando existen las amenazas de que se les puedan retirar los apoyos económicos y su inscripción en programas asistenciales. La verdad es que los electores le han fallado a MORENA en cada convocatoria, para linchar a los presidentes que fueron, para construir el AIFA, para la revocación de mandato, y ahora para elegir congresistas que elegirán a quien será el siguiente presidente de México, si se le hace a MORENA…

Nomás a partir de los datos locales, en el distrito que corresponde a Parras, Arteaga y Saltillo, el ganador indiscutible, del que ni el nombre le vamos a dar, consiguió 522 sufragios a favor, el siguiente 324, y de allí para abajo, oiga, ¿para un asunto tan trascendental, tan poquitos votos?, casi que para elegir reina de la feria de la uva, sacó Andrea I más votos que Diego, perdón ya dijimos el nombre.

¿será que de plano en Coahuila MORENA no pinta, o más bien, no cuenta ni contabiliza votos?, son números de vergüenza, cuando debieron aprovechar para apabullar “a los de enfrente” como les dice Armando Guadiana, no, lo dejan al ai’ se va, con resultados de puritita vergüenza, que a los que debería preocupar es a ellos mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: