fbpx

AMLO y su inveterada manía del perdón

…ni Andrés Manuel, ni Rosa Isela Rodríguez, ni Ricardo Mejía Berdeja, vocero del infortunio, han pedido perdón por ser paleros e inútiles actores gobernantes del Estado fallido en que vivimos. (Foto de Proceso)

J. Alfredo Reyes.-

La caprichosa y extravagante aflicción del presidente Andrés Manuel López Obrador de pedir perdón por cosas que otros personajes hicieron o que él mismo no cometió son una verdadera huevonada. Como por ejemplo, las que perpetraron los españoles en la conquista o los papas de la inquisición, un asunto que lo ha motivado a exigir perdón al rey Felipe VI de España y al Papa Francisco por cosas que hicieron otros reyes y papas en tiempos remotos y que por eso mismo, el monarca español  lo ha mandado a la chingada negándose a pedir perdón y a flagelarse por cosas que hicieron sus predecesores muertos como también muertos están las víctimas que sufrieron los abusos de los reyes católicos, los Trastámara, los Austrias y los Borbones.

Y es que resulta una verdadera huevonada el andar pidiendo perdón por cosas remotas y que nuestro presidente no ha cometido porque además de que es un acto inútil, falaz y absurdo, desvía la atención de atrocidades que actualmente se están cometiendo y que son resultado de la política de “abrazos no balazos” donde las masacres que a diario suceden están dejando a miles de huérfanos y viudas, como es el caso del crimen estremecedor de Fátima, la madre soltera de Irapuato que trabajaba como mesera y donde los sicarios que tanto quiere AMLO la mataron cobardemente dejando huérfanos a sus cuatro hijos de 15, 13, 8 y 7 años de edad, una crueldad cotidiana por la que ni Andrés Manuel, ni Rosa Isela Rodríguez, ni Ricardo Mejía Berdeja, vocero del infortunio, han pedido perdón por ser paleros e inútiles actores gobernantes del Estado fallido en que vivimos.

Hay un dejo de masoquismo y jactancia al pedir perdón por lo que hicieron los conquistadores españoles a los indígenas. Asimismo AMLO ha pedido perdón por los crímenes que la dictadura porfiriana perpetró contra los mayas, los yaquis, totonacas, rarámuris, mayos y seris, mismos a los que don Porfirio mató, despojó y marginó hace más de un siglo y por los que hoy Andrés Manuel se flagela y se disculpa por algo que él no hizo y además de ese masoquismo, se atribuye absurdamente la potestad de corregir lo que hicieron otros sátrapas en tiempos remotos sin tener la capacidad de expiar sus culpas y compensar los daños, los despojos y las vidas perdidas lo cual, como ya dijimos, es una verdadera huevonada.

En el mes de mayo pasado vino Andrés Manuel a Torreón a pedir perdón a los chinos por la matanza de la que fueron víctimas en 1911. No se atrevió a pedirle a los Madero, cuyos seguidores fueron los verdaderos asesinos, a los descendientes del Mártir que tanto pregona, que se disculparan por la masacre. Los asesinos de esos chinos fueron maderistas revolucionarios pero AMLO se hace el “occiso”. Debería exigirles a Abelardo, Evaristo, Quino, al bandido de Adalberto o al novio de Azucena que se disculpen, pero se hace maje, Andrés lo que quiere es joder.

Pero ¿los chinos ya le pidieron perdón a los tibetanos y a su dalái lama? ¡Ni madres! Esas son huevonadas porque ellos están trabajando, produciendo y progresando, no como los nalgones historiadores de Coahuila que son una verdadera infantería intelectual. ¿Verdad Lucas nalgón?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: