fbpx

Vende caro tu amor…

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas Zardoni.-

la cosa política está tensa en Coahuila. Es junto con el Estado de México el último bastión que le queda al Partido Revolucionario Institucional entre los gobiernos de las 32 entidades federativas, que en alguna ocasión ya perdida en el olvido, llegó a dominar de todas, todas.

Peor todavía, hay quienes aseguran que el Estado de México se va a entregar a MORENA sin pelearlo, siendo una de las versiones que el gobernador Alfredo del Mazo ya tiene prometida la embajada de México ante el Estado Vaticano a cambio de no estorbar las maniobras, políticas, legales o ilegales que la maquinaria que pretende llevar a Delfina Gómez al palacio de gobierno, al que ya aspiró la vez pasada, precisamente contra Del Mazo.

De ser así, que el último representante en funciones del tristemente célebre y tremendamente poderoso Grupo Atlacomulco haya decidido entregar la plaza sin luchar, solo quedaría Coahuila para quedar como la última trinchera del Revolucionario Institucional, como el prietito en el arroz que se pinta de guinda, o no tanto así, porque otros partidos ahora de oposición gobiernan otras nueve entidades, pero al menos contra estos no se dirigen las baterías del odio jurado que Andrés Manuel López Obrador, expriísta él como casi toda su camarilla, le tienen y que no descansarán hasta verlo liquidado.

A lo mejor es la distancia del centro, a lo mejor son las formas tan tradicionales, o cualquier otra causa, el caso es que en Coahuila el PRI da la apariencia de ser el mismo partido monolítico que fue durante décadas y sexenios enteros. El que se mueve no sale en la foto, dicen que decía Fidel Velázquez Sánchez, sempiterno líder de la Confederación de Trabajadores de México, quien no llegó probablemente a conocer las cámaras ultrarrápidas, que toman fotos a tal velocidad que hacen parecer el movimiento estático, acotación al calce, que lo que importa era la recomendación y sentencia, que a muchos les cortó el camino por andar haciendo lo que les advirtieron que no hicieran, moverse.

En Coahuila hay políticos que se han movido para decir, eh, yo también quiero ser candidato a gobernador, miren, tengo mis méritos, experiencia, me apoya este, aquel y el de más allá, mi familia es de abolengo, de dinero y político, o sea lo tengo todo. Sí, pero no eres el bueno… y así la situación se ha ido tensando al interior del PRI, que dicho con todas sus letras, ha operado para que aquellos que se salen del huacal, regresen al mismo pidiendo perdón, con la proverbial cola entre las proverbiales patas, desdiciéndose de todos los exabruptos que pronunciaron, jurando amistad eterna al que parece el ungido, y lealtad incondicional al partido, comprometiéndose además a no dejarse tentar por otros partidos políticos que por supuesto que los harían candidatos nomás con que dijeran sí acepto.

De esas cosas se habla mucho, pero se escribe poco, y es que todo son versiones de oídas, de difícil corroboración por parte de quienes estuvieron presentes y menos de quienes participaron, nunca sueltan prenda de lo que vieron, oyeron, de los mensajes que entregaron y los resultados que obtuvieron. Jericó Abramo, que durante un par de años anduvo de lo más gallito, de repente se apaciguó, de plano parecía otro hombre, otro político y otro millonario, uno al que le habían pegado donde le duele y que luego de hacer cuentas decidió que lo que más le convenía era seguir siendo priísta de los disciplinados, a ver si en esta vida o en la siguiente le toca la candidatura a gobernador, y entonces a ver qué hace con ella.

Pero otro que de repente levantó la mano para decir yo quiero es alguien que, en teoría al menos, debería estar agradecido con los ciudadanos que votaron por él para hacerlo presidente municipal de Torreón, Román Alberto Cepeda González, quien con apenas lo que va del año ocupando una de las sillas más complicadas, pero también de las más satisfactorias que depara la política coahuilense, sale con que ya le quedó chica, y quiere apuntarse en la contienda por la candidatura del PRI a la gubernatura del estado de Coahuila.

De que la quiere, la quiere, es más cabe preguntar ¿qué político no la quiere y hasta de quienes no son políticos?, la cosa está en el camino.

¿Tanto esfuerzo, tanto gasto, tanto proyecto y promesa, para llegar a la presidencia municipal de Torreón, para salir con que qué creen, yo lo que quiero es ser gobernador?, de veras que hay gente que no se conforma con nada, pero en este caso no estamos hablando de juguetes, a menos claro que sea de los que ven la política como un juego y los puestos como un juguete.

¿Qué le era más fácil operar la candidatura para gobernador desde la secretaría del trabajo, en vez desde la alcaldía de Torreón?, definitivamente hay más recursos acá que allá, pero también más riesgos, conflictos y posibilidad de que le llamen a cuentas no solamente por lo del dinero, sino por los compromisos contraídos y que necesariamente quedarán incumplidos al renunciar, o peor, pedir licencia, porque nadie se corta a sí mismo las alas, eso jamás.

Alguna parte del electorado se sentirá entusiasmada con que quien fue alcalde ahora aspire a gobernador, como si el camino que recorrió Miguel Riquelme fuera el mapa para los siguientes, pero otra parte es más celosa, sobre todo hablando de sus votos: voté por ti para los tres años, nada de que te vas a los tantos meses de ocupar la alcaldía.

El chisme completo es que Román Alberto Cepeda González pudiera estar jugándole las contras al PRI, al gobierno estatal del que formó parte para irse de candidato, y que pudiera estar operando para quedar bien con MORENA y el candidato que se dice que es de acá y no es. ¿qué le podría ofrecer MORENA y un gobernador morenista a Cepeda, que sea más que la alcaldía que detenta?, no se nos ocurre qué, pero es que nos falta mentalidad de político, estos no funcionan como el resto de la gente.

Entre que sí y que no, lo que está en juego es la supervivencia del partido al que le deben todo, todos los priístas. ¿será que en Coahuila se juega también a las traiciones como han caído en otros estados?, es lo que se cuenta, ya veremos por donde polvea la bala.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: