fbpx

Encuartelados

BAILE Y COCHINO…

Por Horacio Cárdenas Zardoni.-

Confesamos que cuando llegamos a vivir a Saltillo nos sorprendió la relativamente escasa presencia de unidades militares en el estado de Coahuila. No es que tuviéramos alguna noción particular respecto al número de habitantes que debe haber en una región, o la extensión territorial que hay que tener en cuenta para la instalación de un cuartel, o si esto ocurre por alguna cuestión relacionada con la división política en estados o municipios, pero sí, nos resultó sorprendente que por un lado, hubiera en Saltillo la Sexta Zona Militar, que en Torreón estuviera asentada la Décimo primera Región Militar, y hasta el momento de estar tecleando estas líneas nos surge la duda de ¿a cuál región está adscrita la capital de Coahuila, a la once de Torreón, o a la Cuarta de Monterrey?, decimos esto porque está más cerca la capital de Nuevo León de la de Coahuila, que Torreón de ésta. Aparte de esto había un regimiento de caballería motorizada en Múzquiz y poco más.

A lo mejor ya en aquel tiempo había la guarnición militar en Piedras Negras, importante por ser frontera, pero realmente la presencia de las fuerzas armadas en la entidad era baja.

Las cosas han cambiado radicalmente, se han multiplicado las unidades militares radicadas en territorio coahuilense, lamentablemente no por una cuestión de aumento de la población, que decíamos que podría ser un elemento a considerar, sino por la cantidad y gravedad de los hechos de violencia que se registraron hace un par de sexenios.

La decisión no debió ser unilateral, del gobierno de la República evaluando la necesidad de incrementar la presencia de efectivos militares en el estado fronterizo, después de todo el gobierno federal debe medir cuidadosamente los recursos de que dispone, en relación con los requerimientos de un país tan amplio y diverso como lo es México, o de parte del gobierno estatal, que con la información privilegiada de que disponía en ese instante, consideró inaplazable solicitar a la federación un apoyo extraordinario, a cambio del cual estaba dispuesto a crear los cuarteles e instalaciones que pudieran necesitar para una estancia en condiciones de seguridad, si no es que de comodidad.

En los momentos más álgidos de la violencia del narcotráfico en Coahuila, hasta un destacamento de la Marina se instaló en las inmediaciones de la Presa de la Amistad, en Acuña, aquello podría tener un carácter anecdótico, como que la Secretaría de Marina tenga una zona naval en los canales de Cuemanco, pero lo que normalmente sería un área sin mayores complicaciones, llegó a requerir de la presencia de infantes de marina de los más duros, para combatir todo lo que en aquella frontera hay que combatir de narcotraficantes, polleros, contrabandistas, y demás.

Luego en el sexenio de Rubén Moreira se privilegió la construcción de cuarteles, incluso uno que se llamó Megacuartel o algo así, ubicado en San Pedro de las Colonias. El municipio está relativamente cerca de la sede de la XI Región Militar, y sin embargo tanto el mando militar como el estado consideraron importante contar allí con una fuerza permanente, y además no una instalación hecha así nomás, sino algo que impusiera respeto hasta a los más irrespetuosos.

En su toma de posesión Rubén dijo que de la seguridad se encargaba él, y parte de esa encargada fue la de estar lo mejor posible con la Secretaría de la Defensa Nacional, otorgándoles lo que fuera necesario para que operaran en Coahuila en las mejores condiciones posibles. Repetimos, algo sabían en palacio de gobierno, de lo que dijeron poco.

Ya en este sexenio, y luego de las repetidas incursiones de bandas del crimen organizado, se han instalado bases de operaciones mixtas, hasta en puntos que normalmente se considerarían fuera de las zonas de peligro. Una está en los límites con Zacatecas, que ha venido a probarse como una buena decisión, luego de lo difícil que se ha puesto la situación en el estado vecino, otra que está en proceso en la zona serrana de Arteaga, y ahora nos enteramos que también Ramos Arizpe va a entrar a la dinámica de contar con su propio cuartel militar, repitiendo aquí la consideración hecha líneas arriba de que el municipio no está tan alejado de la sede de la Sexta Zona, y aun así.

La pregunta es ¿qué está pasando en Ramos Arizpe como para que el alcalde halla entablado negociaciones para tener su propio cuartel?, todavía más importante, ¿lo hace a nombre propio, en ejercicio de sus funciones o cuenta con el aval del gobierno del estado para reforzar ciertas áreas del municipio que requieran presencia y vigilancia militar, por sobre lo que pueda y deba hacer la policía municipal o estatal?

Con una cierta mentalidad infantil, qué bueno que haya más cuarteles y soldados en todas las regiones de Coahuila, de preferencia hasta en cada municipio, pero no olvidemos que las fuerzas armadas cuestan y cuestan mucho dinero, dinero que se toma de la misma bolsa de donde sale para todos los otros programas gubernamentales, proyectos, obras públicas y lo que se ocurra.

No se trata de caer en el discurso facilón de principios del sexenio, cuando López Obrador decía que quería disolver al Ejército porque no había enemigos externos, y dejar solamente una fuerza de paz, que iba a ser, según la Guardia Nacional. Al final las cosas resultaron tan complicadas, que no solo no lo disolvió sino que lo fortaleció muy por encima de lo que lo habían hecho gobiernos anteriores, además de cargarles la mano en cuestiones que antes eran competencia de los civiles.

No se puede dejar el grueso de la seguridad de Coahuila al Ejército, ahora que hay Guardia Nacional, ¿no cabría mejor ofrecer cuarteles para estos?, sí, sabemos que al final y al principio, son la misma cosa el Ejército que la Guardia, pero no por eso se debe perder la orientación esencial de la vida civil para pasarla a la militar.

Por lo pronto parece que habrá, en algún futuro, un cuartel en Ramos Arizpe, si es solo para cuidar el penal de Mesillas, valga, pero para lo demás, a lo mejor había y sigue habiendo alternativas menos terminantes que esa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: