fbpx

S.O.S. ¡Coahuila y México en peligro!

Por Marco Tulio C.

El perfil y personalidad de Andrés Manuel López Obrador, es conocida por su trayectoria política, su gobierno en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, y solo conocemos sus andanzas en la “grilla” nacional, pero su verdadera personalidad, ideología política, e intereses internacionales, es desconocida por la mayoría de la gente, y como una simple muestra de ese verdadero rostro de vende patrias, y corrupto personaje, es la que cumple como militante del Foro de Sao Paulo, que es una poderosa organización latinoamericana de signo neocomunista, de radicalismo izquierdista, promotora de los narco estados, y de tendencias dictatoriales, represoras y asesinas, como las que conocemos en la historia reciente, de ahí, que resulten muy graves y de extremo preocupantes para México y los mexicanos de bien, los compromisos de AMLO ha comprometido en perjuicio de nuestro País en el mundo de los Castro, los Lula, los Maduro, los Ortega y demás especímenes asesinos, dictadores y rateros de esa calaña, tal y como verdaderamente lo es este hombre que en México es identificado y conocido como el “Peje”, o mejor dicho el “Peje Loco”.

López Obrador, desde antes del inicio de la campaña electoral para la Presidencia de México, ya se sentía portador de la banda presidencial, y con la locura que lo caracteriza ansiaba vivir en la residencia del Palacio Nacional.

Se prepara visceralmente no para ser presidente sino para ser dictador, lo cual ya está confirmado con su actuar en la presidencia, este personaje es una especie de tirano que solo ve la luz de las soluciones al momento en que se le presente cada problema, solo a su manera, y no hay nadie que se le oponga, puesto que ya repartió los cargos y seleccionó su “corte”, con sujetos manipulables, personas que solo sirven como aduladores y voceros de sus pérfidas ideas, y sólo le resta perpetuarse en el poder con una mayoría morenista en las Cámaras y en el Gobierno de la Ciudad de México, así como con los gobiernos de los estados que lamentablemente ya creyeron en sus falacias, esto resulto así, porque lamentablemente la oposición partidaria en nuestro país no existe, y solo los ciudadanos libres somos quienes lo hemos señalado y contrarrestado para mantener nuestras libertades, tal y como estamos dispuestos a luchar porque Coahuila no caiga en las garras de Morena y de su Mesías EL “Peje Loco”.

Ahora bien, desde esa posición como Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y los suyos maniobran para que los gobernadores sean también parte del muy bien seleccionado grupo de tránsfugas de todos los partidos que seguirán su Plan de cambiar a México para sus pérfidos intereses. No se trata de estar en el poder sólo seis años, como Hitler, sino al menos veinte, como Don Porfirio. Por eso no tolera que se pongan en duda sus triunfos y su grupo de aduladores está entrenado para festejarle todas su gracejada y ocurrencias con que trata de encubrir una personalidad vulgar, ignorante y ridícula porque, no hay duda, su incultura y egolatría han sido obvias.

La verdad es que, si uno ha seguido la trayectoria de López Obrador, desde que inició como priista hasta la fundación de Morena, a través del perredismo, y su paso por el gobierno capitalino, no puede uno menos que sorprenderse y hasta asustarse, porque dicho personaje reúne todas las características de un tirano, de un hombre autoritario, incapaz de aceptar otras opiniones y mucho menos de recibir críticas.

Sin llegar a las profundidades del perfil psicológico de su personalidad, que hace tiempo está en circulación, se prevé, que desde ese cargo realizara un gobierno aún más brutal, no nada más de habernos abandonarnos en la trágica pandemia que aun vivimos, sin medicamentos ni vacunas, lo que acarreo miles de muertes de ancianos, mujeres, hombres y niños, mismos que pudieron haber sobrevivido, sino fuera por su incompetencia para gobernar, y su evidente ignorancia en ese y otros muchos más temas de verdadera importancia para la sociedad, en donde además nos dejó a la ciudadanía indefensa ante los grupos criminales que han bañado en sangre nuestro querido México, pues ya está demostrado que dicho pelafustán solo se deja llevar y actuar por sus traumas, rencores y resentimientos, en donde sus rivales y hasta amigos saldrán afectados, lo mismo que los medios de comunicación y hasta los analistas que hoy tan descuidadamente elogian su “sencillez” y “simpatía”.

Algo de ello ya lo había advertido la pensadora Ikram Antaki, de sentida memoria, quien en un artículo memorable de hace ya casi dieciséis años previó un gobierno “muy autoritario” para el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Y si así nos fue con un López Obrador como simple Gobernante de esa ciudad, ahora que es el Presidente de la República, sin Partidos Opositores de verdadero peso social, solo nos queda a los ciudadanos organizarnos, y apoyar al Partido Político que los Pueda vencer en Coahuila, para liberarnos y salvarnos de la locura colectiva que promueve Morena. Dios nos agarre Confesados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: