fbpx

Rubén no puede comprobar el origen de su riqueza

ruben moreiraLas sorpresas no dejan de ser eso: sorpresas. Por esa razón, cuando llegó a mis manos la declaración patrimonial de Rubén Moreira Valdez, el gobernador de Coahuila, fue tal mi sorpresa que aún no alcanzó a acomodar las ideas para analizarlas ya no a la perfección, simplemente analizarlas.
El lector dirá ¿qué carajos está diciendo este columnista, jajaja, y claro les doy la razón. Voy a explicar brevemente de lo que se trata el asunto del que me ocupo.
Para cumplir con su obligación legal de informar sobre sus propiedades –que no su procedencia– Rubén Moreira hizo una declaración de los bienes que posee, entre los que se cuentan unas cuantas casitas, un rancho, una hacienda, unos cuantos terrenos y una camioneta desvencijada por la que nadie paga un garbanzo.
Lo curioso de todo esto es que ha sido tal la fortuna del gobernador, por fortuna me refiero a suerte, que en menos de 12 años, desde que llegaron al poder los Moreira, sorpresivamente se ha hecho de más propiedades que cualquier ser humano que se jacte de manejar su salario como avaro moderno, sin darle siquiera una gota de agua al gallo de la pasión.
Pues sí. Así es. Porque de su salario, el que pagamos los coahuilenses, obligadamente, con los impuestos, este señor logró «comprar» lujosas residencias cuyo valor es superior a los cien millones de pesos. Si, leyó usted bien. En menos de doce años, seis en los que no tuvo salario de gobernador, el burócrata Rubén juntó tanto dinero que pudo adquirir una hacienda y un rancho y se olvidó muy pronto de la casa del Foviiiste donde habitó por muchos años.
Ya eso es borrón en su no muy lejana historia de clasemediero. La casa que adquirió a través de un crédito especial para burócratas la dejó arrumbada, tal vez la rento o, a lo mejor, en un arranque de querer echar a la basura todo el pasado que lo desnuda tal cual es, decidió derrumbar esa propiedad. Todo puede suceder en la mente de este político envanecido y soberbio.
Pero en fin, no es el asunto hablar de la personalidad de quien llegó al cargo de gobernador gracias a la labor realizada por su hermano Humberto, no. No. El asunto es ver cómo hizo para multiplicar los peces y los panes, tantos peces y panes que el mismo Jesucristo tendría envidia.
Es decir, cómo explicar que este torvo personaje, en tan solo tres años, con salario de cien mil pesos mensuales, logró adquirir propiedades cuyo valor es superior a los mil millones de pesos.
Porque, si Pitágoras no engaña, tres años, tienen 36 meses y un salario de cien mil pesos, en 36 meses nos da la cantidad de 3 millones 600 mil pesos, menos las cantidades correspondientes a impuestos, al menos que le sean condonadas por dirigir tan bien y tan honestamente los destinos de los coahuilenses. O lo que es lo mismo, una bagatela con la que no se puede comprar una casita blanca como la de San Alberto ni un rancho como el que tiene en Morelos ni mucho menos una hacienda como la que dice estar pagando y que se encuentra localizada en el municipio de Viesca, lugar en el que nadie invertía nada porque no había nada y, es de reconocerse, el gobernador trata de devolverle su estatus de centro agrícola y ganadero que tuvo hasta un poco después de la Revolución Mexicana.
Pero ¿todo eso se puede hacer con menos de cuatro millones de pesos?
Claro, suponiendo que de ese recurso no gasta un peso. Que las tortillas se compran con el salario de su mujer, que no tiene que pagar gastos de sus hijos, de su familia, que no tiene que cubrir los recibos de servicios públicos, ni gasolinas, ni ropa, ni zapatos, ni nada que se llame gasto corriente, bien puede conseguir un terreno en San Alberto, donde actualmente reside.
Dicho terreno si fuera de «solo mil metros» –nunca sabremos los pobres lo que es una casa de mil metros– tendrían un valor calculado de entre 4,500 y 5,000 pesos el metro cuadrado es decir, para aclarar paradas, mil metros en esa zona residencial costarían algo así como los cinco millones de pesos.
O lo que es lo mismo, ni todo el salario de los tres años del gobernador, sin gastar un solo centavo, servirían para comprarse un terreno en ese sector, menos aún para ser propietario de una casa que, a todas luces, es la representación fidedigna del saqueo que vive y padece el estado a manos de Rubén Moreira y de sus cuarenta ladrones que lo acompañan como «funcionarios de primer nivel».
Tal vez el constructor que le «vendió» esa casa, espera la recompensa de ser alcalde de Saltillo, como en su tiempo se le entregó a Jericó Abramo esa posición por la que tuvo que «vender» una residencia en la colonia Buganvilias, que formó su abuelo, Jorge Masso.
Porque, no vaya a salir este gobernador con que le pagó la casa a Jericó o a Dante Abramo. Su salario de entonces, el de burócrata, no pasaba de los treinta mil pesos, ¿o veinte? y, a menos que hubiera solicitado un crédito bancario podría acceder a tener una propiedad en ese lugar.
Y así podemos hablar de todas y cada una de las propiedades que dice tener Rubén Moreira. De las que no dice nada, y que son muchas, pero que no aparecen por ninguna parte, en ningún papel, esas sí que valen dinero.
Lo de aquí… son casitas.. ranchito, haciendita con animalitos… Pequeñeces que ni siquiera tiene caso esconder.
Y para que no se anden por las ramas y vean la honestidad de nuestro señor gobernador ni siquiera tiene un auto nuevo. El anda a pie. O en su vieja camioneta. Para nada necesita vehículos costosos, ni Suburbans, ni Cheyenes ni nada que se le parezca.
El señor es feliz con su camioneta.
Y que nadie se atreva a decir, que esta declaración es una burla. Es, a todas luces, la gran transparencia de la que tanto se ha hablado.
Hablar mal, escribir peor, del gobernador Moreira es levantar falsos. Dudar de su incuestionable honradez y de su gran don de hacer que las piedras se conviertan en oro, un Midas moderno que convirtió a Coahuila en su máquina de enriquecimiento.
Pero bueno, no tiene la culpa el indio sino los que lo hicimos compadre!

Un comentario sobre “Rubén no puede comprobar el origen de su riqueza

Agrega el tuyo

  1. ¿ Y…….? ¿EL POLITIQUILLO QUE LLEGUE A GOBERNADOR PRÒXIMAMENTE LO VA A CUESTIONAR? ¡¡NEEEE!! SEA DEL PARTIDO QUE SEA, NADIE LE VA A CUESTIONAR Y MENOS A DENUNCIAR POR TODAS ESTAS IRREGULARIDADES, QUE YA FORMAN PARTE DE LA VIDA NORMAL EN ESTE NUESTRO ESTADO. ¡¡LAS 12……Y SEREEEEEEENOOOOO!! COMO GRITABA EL «SERENO» QUE VIGILABA LAS CALLES DE NUESTRO MÈXICO ANTIGUO CUANDO DABAN LAS 12 DE LA NOCHE…………Y ASÌ SEGUIREMOS. AGUANTANDO A CUANTO POLÌTICO SICÒPATA, LADRÒN, DESCARADO, TRAUMADO POR LA POBREZA QUE PASÒ EN SU NIÑÈZ, Y CON EL COMPLEJOTE DE CLEPTÒMANO EN SU MÀXIMA EXPRESIÒN, LLEGUE A GOBERNAR A COAHUILA. MIENTRAS EL PUEBLO AGUANTE, ASÌ SERÀ.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: