fbpx

Los legislasdores del Partido Verde son farsantes y groseros

verdeDIPUTADOS QUE CUMPLEN
Son presumidos los diputados del partido verde, posiblemente porque ocupan una posición envidiable por su dinero, pero resultan farsantes en su reiterada publicidad y groseros, en cuanto presumen descaradamente de algo que no hicieron.
Dicen haber conseguido el aumento a 140 años las penas de prisión a los secuestradores y seguramente lo propusieron, pero el Congreso Nacional determinó que la pena máxima para un delincuente no rebasará los 40 años. Probablemente por haberse condolido de la sociedad, quien carga con los gastos de mantener encarcelados a los infractores más peligrosos y no por un sentido humanitario, sino al considerar que de esa manera les queda dinero a los gobernantes, entre ellos los congresistas, para otros menesteres.
Dicen haber conseguido la prohibición de cobrar cuotas obligatorias en las escuelas públicas, prohibición estipulada desde el año de 1917 en la Constitución General de la República, máximo ordenamiento legal del país. Debieron disponer medidas efectivas para que se ejecute tal orden, en caso de que no se respetara en las escuelas y se sancionara severamente la infracción…. Posiblemente se hayan tolerado por insuficiencia de recursos o mal manejo, caso que la Secretaría del Ramo debe vigilar y subsanar.
También aseguran haber propuesto y con éxito, que los contaminadores del ambiente cubran los costos de reparación de los daños pero esto habrá que verlo en resultados, para que no ocurra como en tantos casos de infracciones y delitos, que a pesar de leyes, reglamentos y disposiciones, no se sancionan, sucediendo en ocasiones que se lleguen a reducir los cargos o modificar la legislación, sin que a los que así no aplican la justicia o el derecho, tengan tampoco sanciones.
Por último, los diputados verdes, que si cumplen, afirman haber conseguido la prohibición del uso de animales en los circos, sin prevenir las consecuencias. La reducción del atractivo circense, de sus ingresos y de su personal que iría a engrosar la masa humana sin ingresos legítimos, el destino de los animales, cuya manutención representa erogaciones cuantiosas, el acondicionamiento de sitios donde albergarlos; el cuidado profesional y la protección de esos seres por los que se preocupan tanto los diputados verdes y las asociaciones protectoras de animales.
El cuidado de los seres humanos y la protección de sus derechos, parecen elementos secundarios para esos representantes del partido verde, aunque son prioridad para los representantes del pueblo, tan desatendido.
AUSTERIDAD EN PEMEX.
Consecuencia de la reducción tan importante en el precio internacional de los combustibles derivados del petróleo, hace que la petrolera mexicana se vea en la precisión de reducir sus proyectos, sus actividades cuando desde hace varias décadas se recomendaba, sin fortuna, reducir sus costos. Esto significa que, es fama de que la productividad de PEMEX es de las más bajas del mundo, que cuenta con una plantilla de personal demasiado grande y onerosa, que aplica fortunas gigantescas para mantener el gasto público, que la secretaría encargada de la recaudación no consigue que los mexicanos que tienen con qué, aportan proporcionalmente a como lo hacen los de ingresos medios, que su sindicato recibe cantidades enormes sin justificación visible suficiente que pudieras ocultar maniobras ilegitimas y que podría evitar los robos de por lo menos 17 mil millones de pesos por año, por supuesto que el gobierno quita cifras estratosféricas a la paraestatal que le impiden producir lo necesario para el consumo nacional y la industrialización del crudo mediante valor agregado, ni el gas natural.
Baste el párrafo anterior para reiterar la protesta sobre la falta de una política mexicana en materia energética o al menos sobre los hidrocarburos que Pemex maneja.
LIBERTAD DE EXPRESION.
Bajo este encabezado abundan las manifestaciones multitudinarias a lo largo del año, así como de lo largo y ancho del país. Los observadores internacionales quizá consideren que corresponden con el carácter democrático del país, pero algunos otros opinarán que hay un abuso.
Abuso que significa molestias a muchas personas, pérdida económica que llega a ser importante en los grandes números nacionales por las ausencias laborales, educativas y demás. Manifestaciones tan nutridas y frecuentes indican deficiencias considerables en la administración de los asuntos de la comunidad entera.
Pueden ser de policía, como prevención de delitos o de justicia por la demora en investigaciones o torpeza en las mismas, pero antes en abusos de autoridad como el exceso de fuerza, la tolerancia ante las fallas, demoras e injusticias en cuestiones administrativas, trámites, sueldos, tiempos extras, papeleo y tortuosidad en trámites, en fin una gama enorme de deficiencias.
Deficiencias las cuales no son percibidas y mucho menos resueltas por los mandos directos, los superiores dentro de la misma dependencia, ni por las encargadas de lo mismo desde otras áreas especializadas en esa supervisión y correcciones.
AQUÍ ¿QUIEN MANDA?.
No es ociosa la pregunta, porque el poder se ha distribuido estos últimos años, por fuerza y debilidad, entre el hampa, la organizada y la que no lo está y el gobierno, en sus diferentes fases y clases.
Por supuesto que la cuestión de policía y orden corresponde al gobierno, dividido teóricamente en poder ejecutivo, legislativo y judicial, aunque hay dependencia económica del ejecutivo, para los legisladores cuyas carreras subsidia en lo personal y por medio de los partidos y tiene inherencia en el tribunal superior de justicia.
Los gobiernos estatales también se integran con el beneplácito del ejecutivo federal, lo mismo que algunos Ayuntamientos importantes, con cierta independencia para formar sus congresos y los gobiernos municipales, más con el hilo económico ya dicho. La cuestión del orden no se ha conseguido racionalizar o coordinar con el federal por razones técnicas, que pretenden disfrazar de políticas; de donde su aparente debilidad y final deficiencia y facilidad para la corrupción.
A juzgar por las noticias oficiales sobre el orden nacional, que presenta cifras descendentes de criminalidad, pero las demás noticias son de alta frecuencia delictiva de diverso orden, hay una actitud tolerante ante el crimen, frente a la sanción de que este fenómeno es muy importante.
EL SERVICIO PUBLICO.
Las personas que trabajan para el gobierno, según decían los antiguos profesores de civismo y leyes hace mucho tiempo, decían que esos privilegiados tenían una gran responsabilidad que cargar y le deberían llevar su empleo con orgullo, muchas veces con entrega superior al nivel de remuneraciones, que acostumbran los gobiernos desatender para los empleados menores.
Se decía que el máximo ordenamiento legal mexicano, es la constitución, que ordena que todo trabajo debe ser remunerado y tiene un principio que a igual trabajo debe ser la misma remuneración, lo cual no respeta ni el propio gobierno, pero en fin, será un asunto pendiente, muy importante es cierto.
Pero también decían que los empleados públicos, carecían del derecho a hacer paros y huelgas, lo mismo que los bomberos, los policías y por supuesto los profesores. Es posible que esta situación jurídica se haya modificado, pero si es así no se le dio suficiente divulgación.
El caso es que los profesores se han dado el lujo de parar poblaciones enteras con sus peticiones, fundadas o no. Igualmente se han presentado huelgas de policías, si bien de menor duración y se resolvieron sus peticiones, esto ocurrió en Tabasco y Oaxaca. Pero el fundamento, el análisis de las solicitudes corresponden a las autoridades locales, que si no tiene capacidad económica o de otra índole, podrían recurrir a las instancias más competentes, o a las federales.
De manera alguna se entiende que los manifestantes tengan que rebasar los límites de su jurisdicción para ser atendidos, como tan comúnmente ocurre.
Y esto se extiende a cualquier problema que surja en la comunidad, recurrir a la gente competente, elevar sus peticiones dentro de su entidad y de no recibir justicia, recurrir, en comisiones adversas entidades capaces de atender debidamente el problema. Y los que no tienen derecho a manifestarse o parar ¿Qué?.
Los burócratas cuentan con un estatuto especial, un régimen horario laboral favorable, que en caso de no ser suficiente, de suspensiones de sueldos, discriminación salarial, ceses, pueden ocurrir a la Secretaría del Trabajo, Comisión de Derechos Humanos y la prensa, con objeto de no perjudicar a su comunidad, ni al país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: