Ley de “igualdad” entre esposas y amantes, nuevo atentado contra la familia

«… señor Moreira ya pare, detenga su perversidad, su inmoralidad convertida en Ley. Coahuila, no es Sodoma, no es Gomorra, entiéndase. En ella habitamos hombres y mujeres libres que aun defienden a la Familia y al Matrimonio como pilar de una sociedad pujante.-

Esposas, amantes. Las leyes inmorales del gobernador.

Esposas, amantes. Las leyes inmorales del gobernador.

“En Coahuila nada más falta legalizar la zoofilia para estar completos”, comentó un amigo al conocer la noticia presentada por el periodista Juan Andrés Martínez en el programa Hoy, de Carlos Loret de Mola, en el sentido de que en estas tierras olvidadas de Dios, y gobernadas por un personaje torvo, cruel y petulante, se había aprobado que hombre que pueda mantener a más de una mujer, sin casarse, lo haga, siempre y cuando que ya que la eche a la calle pague sus servicios de amante o concubina, como si se tratase de una damita de la vida galante que vende sus caricias al mejor postor.
No me sorprendió tal aseveración conociendo de antemano el sin fin de leyes inmorales y perversas que Rubén Moreira Valdez ha impuesto a los ciudadanos y que tienen como único objetivo el de burlarse de las familias, de las mujeres, de los niños, en un afán enfermizo de demostrar que es él quien manda, hace y deshace en Coahuila.
Generar leyes para homosexuales, para que se puedan casar personas del mismo sexo, que puedan adoptar niños, para enfermos que no quieren tener contacto con una mujer y rentan vientres, (esta ley creada para beneficiar a uno de los maestros del reyezuelo) y ahora con la estupidez de comparar a la mujer vista desde su posición de matrimonio con la de una concubina o una amante.
Es triste, muy triste y lamentable ver como los diputadetes que encabeza José María Fraustro Siller se prestan a tanta porquería, a tanta elucubración que mana de la cabeza enferma y sucia de quien dice gobernar el estado.
No es posible que el Congreso de Coahuila lo habiten hombres y mujeres sin cerebro y, lo más grave: sin voluntad. Son un puñado de seres desechables cuya única función es la de aprobar cuanta porquería escrita les llega a mano bajo el rubro conocido ya como “Leyes de Moreira”.
Me jactaba de conocer al diputado Fraustro. Buen amigo, mejor rector en la Universidad Autónoma de Coahuila en tiempos recientes, excelente padre de familia y, ahora, ¡qué decepción, qué bajeza, qué forma de entregarse al poder haciendo y aprobando cosas que su misma conciencia le dicen que no lo haga!
Decía un amigo que el arte de la política es comer suciedad y no dar muestras de tener asco alguno y sí, al contrario, pedir que te sirvan más de tan suculenta suciedad. Todavía, a estas alturas, me parece increíble que Chema Fraustro se haya prestado a este juego perverso digno de personas que deberían habitar un cuarto en el manicomio.
Y para colmo es el encargado de hacer que lluevan billetes, el dinero del pueblo se reparte entre sus disque representantes para comprarles la conciencia, para que aprueben las porquerías, las inmoralidades, las fechorías y la perversidad de Rubén Moreira Valdez.
Son títeres de un gobierno sellado por la corrupción y ahora la inmoralidad. Qué vergüenza tener esa clase de diputados, creer que son ellos quienes generan leyes para tener una mejor convivencia social y, al contrario, se entregan a un gobernante enfermo que dicta órdenes para insultar, para agredir, para menospreciar a su pueblo.
El omnipotente Rubén, actúa como lo que quiere ser: un simple reyezuelo, un personaje sacado de la mediocridad por su propio hermano (Humberto Moreira) para convertirlo en algo que jamás debió ser, un gobernador.
Perdió el piso; jamás imaginó que pudiera tener tanto dinero y poder y, sabedor de que la gente no votaba por él sino por el profesor, creó en su mente enferma la manera “más sublime” de golpear a todo un pueblo: con leyes estúpidas, groseras, que rayan en normas dignas de un burdel.
Lo que de plano derrama el vaso de agua es, su nueva creación que, para variar, va dedicada posiblemente a parte de su parentela, que gusta de los placeres mundanos de tener una amante en cada pueblo, un hijo en cada escuela y un nombre y apellido en cada nómina de gobierno.
Pero lo más grave es que esta ley igualitaria Esposa-Amante, en el colmo de la perversidad, de la burla de Moreira Valdez, les da igualdad. En la inmoralidad ahora hay igualdad.
No soy un puritano, ni un moralista. Me jacto de ser hasta liberal, o como ha hecho creer el propio gobierno del que hablo, un miembro de la “Resistencia, de la izquierda radical”. No lo soy, ni puritano, ni radical, pero no me queda más que, en mi calidad de periodista, levantar la voz para exigirle a este señor Moreira que pare, que detenga su perversidad, su inmoralidad convertida en Ley.
Coahuila, no es Sodoma, no es Gomorra, entiéndase. En ella habitamos hombres y mujeres libres que aun defienden a la Familia y al Matrimonio como pilar de una sociedad pujante.
De ahí que no se pueda concebir que, por obra y gracia de este gobernador burócrata, ahora las concubinas y las amantes tengan tantos derechos como las esposas. Y que puedan reclamar como suyos bienes de quien sea su pareja, asi se encuentre en la calidad de casado.
Es gracioso solo imaginar que si se tiene una amante y vive con ella dos o tres o cuatro años y decide dejarla tenga que pagar su manutención por dos o tres o cuatro años, porque así lo establece la Nueva Ley para la Familia.
Es absurdo, sencillamente increíble, que pueda concebirse solo en la idea, y peor aun en una ley, cosa semejante, pero en el Artículo 284 de “tan importante documento” inventando por su majestad, se establece que las personas unidas por una relación de pareja ‘estable’, independientemente de la condición civil de cada una de ellas, tienen la obligación recíproca de proporcionarse alimentos, siempre y cuando la relación de pareja esté fundada en la afectividad, el consentimiento y la solidaridad libremente aceptada.
En fin, en este Coahuila tan dañado por la perversidad, el egoísmo y el pillaje, también se puede ser feliz. Se puede sonreír, como diría aquellos viejos spots del gobierno, quien tenga dinero que le ponga casa a cuanta mujer le venga en gana, al fin que eso ya no es un delito, es compromiso.
Y ya no es necesario que se case, el matrimonio es cosa del pasado. Se puede conseguir, con afectividad, lo que desee de una mujer y luego botarla, al fin y al cabo, con su dinero, podrá pagarle sus favores.
¡Que asquerosidad! No sé de dónde puedan surgir tantas ideas criminales, quien pueda hacer leyes de ellas y quienes las puedan aprobar.
Ya nada más nos falta que el día de mañana, como diría mi amigo, se apruebe la zoofilia. Total, sería una raya más al tigre y un tributo a la mente enferma del gobernador Moreira.

5 comentarios en “Ley de “igualdad” entre esposas y amantes, nuevo atentado contra la familia

  1. es extremadamente urgente, que en este momento saquen a los estudiantes que siguen la misma escuela de los moreira,no sea que estén educando las futuras generaciones y se acaben a México, porque donde estudiaron no es una escuela digna y menos de calidad como la que hoy en dia dicen promover, con respeto a los maestros que les dieron clase a estas ratas de nuestro coahuila y país hermoso , ¡¿¿que corre por las venas de los cuerpos de los moreira, y que cochinadas transmiten los cerebros de sus cabezas, si es que se les llama cerebro en ellos, le quedan dos largos años a este medio pelón de ideas descabelladas, son 2 largos años,¿¿¿ que mas se les ocurrira y como nos dejará de endeudados, no lo permito, si al hermano lo dejaron ir a barcelona a poner su dinero en hoteles o restaurantes, agarrenlo a este ahorita antes de que termine el sexenio de abundancia como todos, pero para sus arcas….la verdad verdadera

    Me gusta

  2. A ver, antes de esta ley hasta cierto punto cómica, no había amantes? Es entonces que el estado era el el paraíso, se aprueba una ley y pum papa se convierte en sodoma, a todos los moralistas de doble cara les informo que si cierran los ojos las situaciones que no aprueban siguen ahí y no estoy diciendo que me parece bueno o malo el punto central. Solo me divierte el estado de ignorancia que por decisión propia de los moralistas sigue reinando en este hermoso país.

    Me gusta

  3. No puede ser que sigamos sin decir y hacer nada ante tanta barbaridad. Que recuerden los diputados y cenadores que de deben al pueblospueblo y que antes de aprobar una ley deberían bconsultar al pueblo que representan que al fin de cuentas es quien los puso y les paga pero parece que lo han olvidado

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s