fbpx

Cambios de actitud

Escribe: José Luis Cuevas.-

trump1

El fenómeno Trump se  ha ido configurando de manera inesperada conforme han pasado estos casi dos meses de ejercicio del poder al frente de la nación americana. Lejos de aquellos pronósticos que vaticinaban el hecho de que el mangante no terminaría su mandato o sería objeto de complots políticos debido a sus radicales ideas, y en algunos casos medidas ya aplicadas, el pasado inicio de semana dio un vuelco total la percepción que daba el “dividido” poder americano.

Trump fue interrumpido una y otra vez en su comparecencia ante el Legislativo,no para reprocharle o increparle su discurso, sino con el objeto de aplaudir sus palabras. Se percibió una homologación en los intereses de los tomadores de decisiones de aquella nación, quienes parecían vivir uno de los momentos más cordiales que han acontecido en meses.

El Presidente americano demostró un cambio en su discurso, no en sus principios proclamados o sobre sus estridentes promesas, sino en la forma; lo cual es bastante decir. Tanto así que pasó de ser el presidente con menor aprobaciónal presidente que dio un discurso con más del 70% de aprobación de su audiencia.

Habrá que decir muchas cosas, estos temas tan ríspidos dan mucho para comentar en todos los espacios y en todas las mesas; y si a eso le sumamos que el mexicano es bien macho, dicharachero, orgulloso y con otras tantas cualidades petulantes… alguna declaración ha de surgir entre tanto.

En lo personal me acordé del escritor Juan Miguel Zunzunegui, quien en uno de sus libros menciona su tesis sobre la diferencia existente entre el presidente americano y el mexicano respecto de sus gobernados:

Al día siguiente de su elección al presidente de EEUU su pueblo lo está ya apoyando, cosa que no ocurre en México, un país muy marcado por el caudillismo. Divide y vencerás. Parece que se vuelve vigente la idea expuesta por el escritor Zunzunegui, y que lejos quedan (por lo pronto) aquellas ideas de la fragmentación de la nación americana.

Como mencionó Stiglitz, es tiempo de que los países latinoamericanos se reinventen… la verdad es que se tardaron pero así son las zonas de confort, adormecen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: