Diputados sabios

NOTICIAS DIVERSAS.-

Por Héctor Barragán.-

diputados9.jpg

Al iniciarse las repúblicas, se planteó que los diputados deberían ser los más sabios del pueblo, para diseñar el gobierno, designar al presidente y seleccionar a todo gobernante, además de estipular los lineamientos sobre los que debía operar la sociedad, es decir estipular las leyes y reglamentos.

Pero en la realidad los legisladores no tienen ni el poder ni las facultades que se pretendía en un principio, sino sumamente limitadas y dependiendo en gran forma del Ejecutivo.

La realidad mexicana de este 2018 en la materia de diputados se desprende de datos como que un % carece de todo título, aunque en ocasiones no sea necesario para que sean competentes,  pero en cuanto a sabiduría y en capacidad para su cometido, es de pensarse que la tengan todos los médicos, abogados, actores y el resto, que consiste en total de 500 elementos, 241 de ellos mujeres, que será imposible que se pongan de acuerdo.

También que hay capacidad para elegir los asuntos fundamentales para el gobierno nacional, la solución de sus problemas, la eliminación de los asuntos que no sean importantes y no se dediquen a la autorización y discusión de los proyectos del Ejecutivo, cuyas propuestas deberán filtrar para justificar el nombramiento.

Cada uno de los representantes tendrá sus asuntos prioritarios, los de su partido, pero cada uno debe tener conciencia y responsabilidad para que los temas a resolver sean los que necesita el país, preferentemente a los de su particular o partidario interés porque su responsabilidad es con el país.

EL NUEVO AEROPUERTO.

Construir un aeropuerto de miles de millones de dólares es un proyecto sumamente ambicioso, no importa que sea el más grande y eficiente del continente americano o del mundo; no tiene el país recursos para hacerlo, no es garantía de que producirá una catarata de turistas ni ingresos a la nación para que le convenga.

Se entiende que aumentará sin duda el turismo, pero es una actividad que beneficia mayormente a los extranjeros, dueños de las líneas aéreas, de las instalaciones aeroportuarias que han venido a construir, de la mayoría de hoteles y restaurantes.

La inversiones serán de tal magnitud que influirán necesariamente en las cuentas nacionales hacia el alza, creando una impresión falsa de bonanza. Debe producir algunos miles de empleos durante la construcción, pero muchos menos para la operación de los cuales tratarán de conservar las mejores plazas los inversionistas extranjeros.

El resto del país se deberá avocar a la satisfacción de necesidades de un volumen, incierto por supuesto, pero de gran magnitud de turistas de alta capacidad económica, que esperan los constructores de la magna obra, no necesariamente enfocados a las necesidades del pueblo mexicano, especialmente al 50 o más por ciento, que integran los desheredados.

La consulta ciudadana hacia improcedente, porque la mayor parte de los mexicanos no estamos calificados para opinar sabiamente al respecto. Los beneficiados en rigor, serán unos cuantos, como corresponde a una obra para un transporte de gente acaudalada, no necesariamente generosa en su manera de gastar, muy exigente en cuanto a atenciones y parca en su trato, sumamente aleatoria y sensible a la publicidad negativa de los Estados Unidos acerca de seguridad.

Publicidad negativa sumamente incluyente y desconsiderada, porque no toma en cuenta que buena parte de la inseguridad es financiada por su mismo gobierno, desde el momento en que es el principal proveedor de armamento y parque de México hacia los malhechores, que también es el principal interesado en un comercio de estupefacientes y por supuesto en su producción y comercio.

Que su comercio, el de la asociación del rifle, es sumamente influyente en la política de su país sino en cuanto propicia el alto consumo de su producción millonaria, en perjuicio de su país y de cuantos son susceptibles al mismo. Con capacidad suficiente para nulificar las trabas que limitan el tránsito y ventas de armamento, igual a beligerantes que a países oficialmente pacíficos como México.

Negociar el control de armas sería entonces prioridad antes de proseguir las obras del flamante y lujoso aeropuerto.

De insistir en la consulta ciudadana para compartir la responsabilidad de la construcción o suspensión del nuevo aeropuerto, que insisten en llamar de la ciudad de México, siendo que estaría en San Mateo Atenco o Texcoco, es necesario divulgar los dictámenes lo de los riesgos de inundación y hundimiento en el lugar escogido y 2° la factibilidad de que las necesidades de servicio aeroportuario a corto y mediano plazo se podrían resolver como ampliaciones al Benito Juárez o las pistas en Santa Lucía (?),así como la inversión faltante en el Nacim, el costo de suspender las obras, contra las alternativas.

Información especializada que por supuesto habrían de manejar los expertos y resolver en consecuencia, informando de manera breve y precisa a la opinión pública.

MUNDOS QUE CHOCAN.

No solamente preocupan los enfrentamientos diplomáticos o semi guerreros, las campañas publicitarias contra tantos países y amenazas de boicot o intervenciones armadas.

Lo peligroso es la inestabilidad social producida por la globalización, el incremento de la tecnología que desplaza mano de obra por millones, la corriente migratoria internacional, la xenofobia resultante de esa migración, es decir en síntesis, el empobrecimiento constante del mundo.

El mercado mundial es presionado hacia menores precios por la competencia de la nueva tecnología, pero también por la miseria de las regiones cada vez más amplias del mundo que compiten entre sí y contra la producción masiva ( principalmente de materias primas) de los países desarrollados y su política de reducir precios de compras a los demás.

Los capitales transnacionales invaden el mercado mundial con préstamos, adquisiciones de terrenos, de empresas, marcas, negocios aborígenes, comercializan la mayor parte de productos import5antes del mundo e imponen tecnología que desplaza mano de obra, venden por medios publicitarios sus patrones de consumo, sustituyen los valores originales y sus costumbres.

El proceso productivo genera riqueza para eso sirve, riqueza que se reparte entre quienes participan en la producción, pero se reparte de manera inequitativa entre los trabajadores que son muchos y el patrón, o sus socios, que son unos cuantos, provocando el enriquecimiento creciente de los menos y el empobrecimiento de los más. El capital aumenta desmedidamente y es más activo con fundamento en la investigación, la tecnología, el equipamiento, que provocan desempleo porque los empresarios luchan por reducir el costo de la mano de obra y lo consiguen para aumentar sus ingresos.

No existe un contrapeso a este fenómeno, que tiene años de operar y tiene alcance mundial y cabe señalar que se divide en escalas, desde los pequeños grupos o empresas de pocos, en que se benefician los menos y los demás se pauperizan, porque la fuerza de trabajo potencial es millonaria y los sueldos tienden a bajar constantemente.

Las leyes y los impuestos no resuelven el problema, por la resistencia de los empresarios a pagar proporcionalmente a sus utilidades, con base en artilugios o fallas legales, escapando a la imposición actividades especulativas y todas las percepciones extraordinarias.

En todo caso, cabe especular sobre políticas nacionalistas, ahora que los Estados Unidos aceptan tenerlas, como sería legalizar la amapola y la mariguana para efectos de investigación e industrialización y usos farmacéuticos, quedarse con la parte técnica, la más redituable y atender al mercado extranjero, algo semejante a lo que se insiste en recomendar respecto petróleo, gas natural, minerales, adquiriendo tecnología y equipos indispensables y conservar la mayoría de empleos posibles, evitando la inversión cuando se pueda, que ocurrió con la cerveza y los tequilas, pero tantas otras empresas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s