fbpx

Llegaron para robar

(PRIMERA PARTE)

  • A tan sólo 16 días de tomar el cargo, alcalde Pérez y su Secretario Esteban Zul desviaron 390 mil pesos por «descuento» a impuesto de Adquisición, denuncia extesorera;
  • Además, utilizaron un ingreso de más de un millón de pesos, que pagó por ese concepto un particular, para cubrir compromisos personales.

Por: La Redacción.-

Parras, Coah., 07 febrero 2021.- Llegaron para robar. Así queda demostrado a partir de la siguiente investigación, en la que se muestra como a tan sólo 16 días de iniciar su gestión como alcalde de Parras, Ramiro Pérez Arciniega ya se encontraba desviando 390 mil pesos del pago de impuestos de un contribuyente. Así lo declara y lo fundamenta Martha Cecilia Rodríguez Reyna, ex tesorera de la presidencia municipal, a través de varios oficios filtrados a este medio.

LA DENUNCIA

Cómo detalla el oficio TM/356/2020, el día 18 de diciembre del 2020, cinco días antes de presentar su renuncia, la entonces tesorera Cecilia Rodríguez denunció ante la Contraloría Municipal al Secretario del Ayuntamiento, Esteban Sebastián Zul Núñez, quien, por órdenes expresas del alcalde Pérez, ordenó a la tesorera que condonara de manera irregular los recargos del pago del contribuyente Rogelio Bueno Barrera por cobros del Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles, por el monto de 390,503.04 pesos, el día 16 de enero del 2019.

En la denuncia presentada ante el contralor Carlos Fabricio Gaytán Guillén, Cecilia Rodríguez expone su malestar por la irregular condonación de una gran suma a un particular. Asegura que, a pesar de que el cobro no procedía, ya que no había un acuerdo de cabildo que avalara condonaciones, Zul, por órdenes del alcalde, presionó a la entonces tesorera y a una de las cajeras para que realizaran el cobro con un descuento ‘especial’ de recargos, con valor cercano a los 400 mil pesos.

“En fecha 16 de enero del 2019 aproximadamente a medio día, se presentó en mi oficina el Lic. Esteban Sebastián Zul Núñez. Solicitando la comparecencia de la C. Daniela Analy Cerda Solís, cajera de esta Tesorería Municipal, y pidiendo que realizáramos un cobro de un ISAÍ que venían a cubrir… siendo este último personalmente quien viniera a solicitar que recibiéramos ese pago a nombre del contribuyente Rogelio Bueno Barrera, en ese momento en repetidas ocasiones se le dijo al Lic. Esteban Zul Núñez, que además de los sellos de catastro estaban vencidos, el cobro no procedía, ya que para que pudiera realizarse la condonación tenía que existir una sesión de cabildo en donde se condonaran los recargos a cierto sector o población, que no sólo el particular se viera beneficiado, pero él aseguró que nos harían llegar la Sesión de Cabildo, además de ser una indicación directa del Alcalde Ramiro Pérez Arciniega, debido a que la anterior Administración, había dejado muchas deudas y las cuentas vacías por lo que se necesitaba recaudar dinero y se estaba hablando de un ingreso de más de un millón de pesos.”

Extracto de denuncia TM/356/2020 de Martha Cecilia Rodríguez Reyna, interpuesta ante la contraloría municipal.

A pesar de que se le negó la petición, Zul insistió y, en una clara usurpación de funciones, él mismo extendió la carta que emite Catastro, carta que toma como base la Tesorería para el cálculo en el cobro de los impuestos antes mencionados. Esta grave inconsistencia fue observada por la ASEC, por lo que la tesorera, mediante dos oficios exigió copia del acta de cabildo… acta que nunca existió en realidad.

“A pesar de que se le dijo que no procedía, él mismo extendió la carta que se emite en Catastro, que es la que Tesorería toma como base para cobrar las escrituras, firmada por el mismo Secretario del Ayuntamiento ya que en ese entonces no teníamos director de Catastro; se procedió a realizar el cobro con la condición y el compromiso de que nos haría llegar la mencionada Acta de Sesión de Cabildo, misma que se le solicitó verbalmente en repetidas ocasiones, y que llegada la Auditoría presencial del Ejercicio 2019 se le volvió a recordar, no obteniendo respuesta al respecto, el pasado 04 de diciembre del presente año se le giró un oficio solicitando dicha Acta de Sesión, debido a que ya estamos en etapa de solventación de las observaciones de la auditoría, del cual al día de hoy 18 de diciembre no ha habido respuesta; cabe señalar que se le giró nuevamente un oficio el pasado 15 de diciembre, pidiendo respuesta al 17 de diciembre, y de nuevo no hubo respuesta. Por lo que solicito se abra una investigación en su carácter de Contralor Municipal, en términos del artículo 91 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas.”

Extracto de denuncia TM/356/2020 de Martha Cecilia Rodríguez Reyna, interpuesta ante la contraloría municipal.

Cabe destacar que, en el oficio TM/340/2020, la tesorera menciona que dicha irregularidad ya fue observada por la Auditoría Superior del Estado de Coahuila, mencionada en el punto 1.- de las páginas 191, 192 y 193 de las observaciones hechas por la ASEC a la actual administración del Municipio de Parras.

A continuación se presenta copia de ambos oficios, TM/340/2020 y TM/352/2020 dirigidos a Zul Núñez:

Además, la extesorera afirma en su denuncia tener dos testigos de la presión que ejerció Zul sobre su persona para la condonación de dichos recargos:

Reitero que dicho suceso se dio en las instalaciones de la Tesorería Municipal, siendo específicamente dentro de mi oficina donde se giraron dichas instrucciones, dándose cuenta de su ingreso a mi oficina los compañeros ********* y **********, que estaban en sus lugares de trabajo.

Extracto de denuncia TM/356/2020 de Martha Cecilia Rodríguez Reyna, interpuesta ante la contraloría municipal.

LA PROPIEDAD

Según las copias de las escrituras que tiene en su poder ‘El Demócrata’, la compra de la propiedad parrense de 5,423 hectáreas, por parte de Rogelio Bueno Barrera, se efectuó en la ciudad de Monterrey, NL., el 30 de diciembre del año 2017, en la Notaría Pública No. 55, por la cantidad de 30, 250, 000.00, es decir, treinta millones, doscientos cincuenta mil pesos.

Conforme al recibo de pago con folio 2794, la propiedad que se encuentra en lo que es conocido como ‘El Capulín’, generó una entrada a la Tesorería de Parras por el impuesto sobre adquisición de bienes inmuebles de 1,084,732.32, es decir, un millón ochenta y cuatro mil setecientos treinta dos pesos.

De no haberse condonado irregularmente los recargos, el contribuyente tendría que haber pagado esa suma más los 390,503.64 pesos; dinero que debió ser propiedad de los parrenses.

Ahora, la ASEC exige a la tesorería que se reponga dicha cifra, siendo esta una de las primeras ‘travesuras’ del alcalde Pérez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: