El PRI no castiga ratas, ni asesinos, ni mentirosos, sólo castiga una cosa: la deslealtad

*** Impone Don Beltrones candidato en Durango en una acción caciquil del viejo partido.- Hace apenas unas décadas existieron en diferentes regiones y Estados caciques, hombres que imponen sus caprichos a su poder y discreción. Casi señores feudales , amos de horca,  látigo y cuchillo, fueron aquellos antes y después de la época porfiriana, tomando al héroe de la batalla del 2 de abril como parteaguas de…