fbpx

El PRI no castiga ratas, ni asesinos, ni mentirosos, sólo castiga una cosa: la deslealtad

*** Impone Don Beltrones candidato en Durango en una acción caciquil del viejo partido.-

Manlio Beltrones, fiel reflejo del cacicazgo priísta.
Manlio Beltrones, fiel reflejo del cacicazgo priísta.

Hace apenas unas décadas existieron en diferentes regiones y Estados caciques, hombres que imponen sus caprichos a su poder y discreción. Casi señores feudales , amos de horca,  látigo y cuchillo, fueron aquellos antes y después de la época porfiriana, tomando al héroe de la batalla del 2 de abril como parteaguas de nuestra historia contemporánea.

Pues bien, en San Luis Potosí existió un hombre duro, de carácter muy simulado que pareciera suave y palabras fuertes pero acariciadoras que escondían  todo un terror detrás de ese terciopelo, y ese hombre fue Gonzalo N. Santos «El Alazán Tostado», general, gobernador de San Luis, diputado muchas veces y desde luego el gran cacique durante los años 40, 50, 60 y casi hasta los 70’s. Hizo a cientos de presidentes municipales, jefes políticos por municipios y regiones,  él mandaba decir al que le tocaba ser gobernador en turno.

“El Alazán” tenía muchas frases célebres  en su haber, una de ella fue: La moral, es un àrbol que da moras”; otra cuando les pedía y casi ordenaba que le vendieran su parcela, rancho o predio algún campesino o persona en particular: “¿ O me lo vendes o se lo compro a la tu viuda ..?”.  E impuso en todo el Estado de San Luis Potosí, especialmente para sus enemigos políticos o de negocios  las llamadas tres «IERROS», que eran: encierros, entierros y destierros.

Sin embargo cada tres o seis años según se celebraran elecciones en su Estado y que de seguro se llevaba carro completo, diputados, senadores presidentes municipales y gobernador, el cacique Santos tenía por costumbre, pasados los comicios, ya fuera  una semana o 15 días después, ofrecer una comida  en su rancho GARGALEOTE en la mera huasteca y ahí una vez reunidos, eso sí,  sin faltar ninguno, el General,  Gonzalo N. Santos comenzaba así: “Miren, escuchen los que les voy a decir y si no son pendejos me van a dar la razón”. Y comenzaba a dar órdenes a todos.

Esta historia se repite en muchas regiones y románticamente llamados rincones de la República Mexicana y para el caso de esta frase la siguen haciendo los lideres en sus partidos, feudos o aldeas en que son caciques sempiternos disfrazados de líderes, jefes, directores, secretarios y hasta redentores o mesías entre otras réplicas propias de nuestro sistema arcaico y añoso en que se sigue el guión de la  política nacional.

Manlio Fabio Beltrones, el actual mandamás en el Senado, también de los diputados de su partido, jefe del PRI nacional y consejero único del mismo Presidente de la República lo acaba de hacer en Durango, nombra sin escrúpulos, sin comentarios internos ni externos, ni opiniones  al abanderado en una reunión “colegiada” y con un candidato de unidad en la que la central de su partido (PRI) dice, manda y ordena quien será el próximo abanderado del TRIcolor en Durango, que es ni más ni menos que Esteban Villegas.

Y en una palabra, repitió lo mismo que hace 70 años decía Gonzalo N. Santos «El alazán tostado»: “Sino son pendejos me van a a dar la razó”. Y todos calladitos que así se ven mejor, bajaron la testuz y aceptaron no ser lo que dijo que serían sino le daban la razón…

El abanderado esta vez , como todas, es lo de menos, pudo ser el nevero de Lerdo, o un agente de tránsito de Gómez Palacio, o el cantinero de un antro en Durango capital, los inconformes se pueden ir por donde llegaron o tomar otra ruta, o puestos de consolación, presidentes municipales en sus aldeas, diputados o senadores otra vez, pero eso si recuerden que en el partido no se castiga a las ratas, ni a los asesinos, ni a los mentirosos, ni a los corruptos, el PRI sólo castiga una cosa: LA DESLEALTAD.

¡De ese pelo! si señor y también el PRI sabe ser generoso con los que obedecen y saben esperar y lamer la suela de los zapatos de los que mandan.

Esta es la democracia, los dedazos que nos cuesta millones y millones, este es el país que los nuevos políticos están moviendo, el país que avanza, el que cada día genera pobreza y miseria, la república  más rica del mundo por tener dinero para pagar los mejores salarios a los políticos y funcionarios.

Así que don M. Fabio Beltrones  «El Don» El Padrino de esta nueva forma de gobernar al igual  que  El alazán Tostado, aquel cacique Potosino de ingratos recuerdos , al que todos le daban la razón, por motivos ya muy conocidos, se dio cuenta que en Durango todos le dieron la razón, por lo tanto no hay, ni son pen…santes.

Sugerencias y Comentarios .kinotre@hotmail.com

 

Un comentario sobre “El PRI no castiga ratas, ni asesinos, ni mentirosos, sólo castiga una cosa: la deslealtad

Agrega el tuyo

  1. Dificil la tiene Manlio Fabio Beltrones en Coahuila ironicamente siendo presidente nacional del PRI, sus cercanos como la coneja gutierrez, beatriz paredes, javier guerrero y humberto roque villanueva quieren desterrar al delfin de moreira el riquelme. Mientras ruben moreira a sabiendas de que Beltrones filtró la informacion de la megadeuda a El Norte en julio del 2011- como antes lo hizo con Arturo Montiel en el 2005- tiene que garantizar impunidad a sus desfalcos entre el 2011 y 2017 para lo cual su unico camino es mantener a su delfin si o si, para lo cual presume el apoyo del enrique peña nieto ya que su hermano desvió 36,000 millones de pesos del erario de Coahuila para sus aspiraciones presidenciales en el 2010-2011. Si peña nieto cede a Beltrones, entonces corre peligro de que el moreira revele el destino de la megadeuda: el mismo peña nieto. El pragmatismo de Beltrones debe encuadrar esta situacion por un lado debe garantizar impunidad al ruben moreira sin ofender a sus cercanos, por el otro lado debe deshacerse del delfin de moreira sin ofender al ruben.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: