fbpx

Pleito entre la Iglesia y el Estado: “Moreira es corrupto e inepto”; “Raúl Vera es mentiroso”

***Llueven críticas a los empleos mal pagados que trajo el gobernador de Asia.

*** Obispo tiene demandas en la Junta de Conciliación por no pagar a sus empleados.-

*** Gobernador es un personaje hecho a la sombra de Humberto Moreira.-

 

Terminó la luna de Miel, gobernador y obispo se dan con todo.
Terminó la luna de Miel, gobernador y obispo se dan con todo.

El obispo Raúl Vera y el gobernador Rubén Moreira decidieron dar por concluida su «luna de miel», esa de la que disfrutaron hace apenas un año, y se pusieron los guantes para darse con todo. Uno criticando que los «grandes beneficios que ha traído a la entidad luego de tanto viaje al Continente Asiático no son más que empleos de tercera, mal pagados, en donde se coloca a la población, que vive en extrema pobreza, en calidad de esclavos de los extranjeros chinos y coreanos, y el otro, el que dice mandar en Coahuila, señalando que al representante de la Iglesia Católica le gusta mentir para deterior la imagen del gobierno.
Hechos inusitados como este ponen en su justa dimensión a un mandatario sin escrúpulos al que el poder ha vuelto loco. Desde hace más de un año se niega a conciliar con quien exponga puntos diferentes a los suyos y, como él mismo aseguró, el que no está de su parte está en su contra, tal y cual se tratase de un rey al que sus súbditos tienen que rendir pleitesía nada más porque así deben ser las cosas y todo coahuilense debe someterse a sus ordenamientos.
Todo esto viene a colación por las expresiones vertidas de uno contra el otro y del otro contra el uno. Todo empezó cuando hace unos días, el jueves pasado para ser más exactos, en la ciudad de Monclova, el obispo participó en la peregrinación que realizan los trabajadores de Altos Hornos de México y fue ahí donde, con su voz tipluda, pero muy concreto, Don Raúl Vera hizo aseveraciones un tanto temerarias al señalar que el gobierno de Moreira es corrupto e inepto.
Y de ahí se agarró para hablar de la pobreza laboral que existe en Coahuila y criticó a los empleos que presume Rubén Moreira haber traído a la entidad y que resultan ser esclavizantes, con salarios mal pagados y con la explotación laboral como moneda de cambio, todo ello con el contubernio de empresarios extranjeros y el propio gobernador.
Indudablemente, el obispo Vera no descubrió el hilo negro con estos señalamientos, los columnistas de El Demócrata han escrito con claridad en torno al malsano ingreso de «empresarios asiáticos» a la entidad cuya única función es la de explotar a quienes tienen necesidad de empleo, sobre todo a aquellos que el propio gobernador ha mandado a la calle porque no completa con los recursos que tiene a mano.
Rubén Moreira trajo a Coahuila un puñito de empleos generados con inversiones mínimas y que tienen como finalidad la explotación. Esto lo sabe el gobernador que también sabe que la llegada de esos chinos y coreanos tiene el objetivo primordial de cubrir sus paseos, sus gastos al Continente Asiático donde dicen que se encuentra un médico brujo que lo ha aliviado de su problema de cáncer de próstata.
Solo basta saber el dinero que invierten esos extranjeros y los salarios que dan a los obreros, como lo denunció Vera López, para darse cuenta de la realidad de las cosas. Realidad a la que le dio un jaloncito el cura y que hizo reventar al gobernador.
Pero es más que la verdad: son empleos basura con salarios desde 500 pesos a la semana y como máximo 800 mientras que otras empresas mexicanas, bien instaladas, pagan hasta los 1600 pesos semanales. Y esto no es secreto, Baste ir a donde se dice están instaladas las «decenas» de empresas coreanas -que solo son dos y que entre ambas no invirtieron ni 10 millones de dólares.
Pero la crítica vertida por el obispo Vera López –que cuando quiera hablar lo hace y fuerte– molestó tanto al soberbio gobernante que éste decidió echarle toda la caballada encima al representante de la Iglesia, para intentar pisotearlo, como acostumbra a hacerlo con sus enemigos, que por cierto cada día son más.
Lo acusó de lo que le vino en gana.¡Ah!, pero primero le dio una cátedra con datos sacados de su mentiroso informe, ese que acaba de difundir por cuanto pueblo encontró a su paso, porque eso sí es más mentiroso que lo que dice es el obispo de la Diocésis de Saltillo a quien, sin mas, le exigió reflexionar y «ver la información que tenemos, la pobreza laboral en nuestro estado ha disminuido, somos el primer estado en mayor formalidad, el 70 por ciento jóvenes y el 65 por ciento en población a abierta».
Y en un tonito de voz, con el que quiso aparentarse gracioso, agregó: «Al obispo le diría que es pecado decir mentiras». Y soltó una carcajada hueca, la que nadie, ni su séquito de empleados que lleva a todas partes, compartió.
Fue una escena grotesca, un insulto destemplado proveniente de un personaje hecho a la sombra de su hermano Humberto Moreira, sin más gracia que la poca que heredó el profesor. Y después de la regañada que, según él le dio al Obispo, le recordó que hay denuncias en la junta de Conciliación y Arbitraje en contra del clérigo y la Iglesia Católica y esas sí son denuncias por pagar bajos sueldos.
Y el déspota mandatario inquirió a los inquirientes reporteros, cual si se trata de un gracioso descubrimiento «No sabían?… Él no da seguridad a sus trabajadores…» Y volvió a soltar la carcajada hiriente, agresiva. Una carcajada que proviene de un ser sin escrúpulos, que ha alcanzado el poder aun a costa de ensuciar, de enlodar a su propia estirpe, a quienes le «heredaron» el cargo, los que ahora señala con índice de fuego como «los monstruos».
Aclaro: no soy muy dado en entrar a la defensa de los curas, ni de la Iglesia, ellos tienen quien los defienda, cuentan con un ejército de católicos que lo hagan. El afán es solo el de mostrar las dos caras de un pleito en el que, de una buena vez lo anticipamos, que perderá el gobernador y todo porque justo en estos momentos es cuando ya su estrella política no brilla -no sé si alguna vez brillo o era el reflejo de la de su hermano-el poder se le va de las manos y sus decisiones empiezan a ser muy, pero muy cuestionadas.
En fin, apenas empieza un pleito entre dos poderes, entre el que cree tener la verdad y el que asegura que todo es mentira. ¿Qué más se puede esperar de este «señor gobernador».

Un comentario sobre “Pleito entre la Iglesia y el Estado: “Moreira es corrupto e inepto”; “Raúl Vera es mentiroso”

Agrega el tuyo

  1. El moreira se las da de defensor del Pueblo pero solo es un burocrata que se arrodilla ante los poderes facticos que desgracian a Saltillo donde esta la diocesis de raul vera. Hagamos un poquito de memoria, en 1977 cuando se anunció que la planta de General Motors en Flint, Michigan se instalaría en ramos arizpe fueron los familiares de Isidro Lopez quienes saltaron a la palestra contra el transito hecho gobernador oscar flores tapia. Hasta aca vinieron a San Pedro a ofertar vacantes, cuando abre el complejo los salarios que pagaban superaban a todos los de las empresas del Grupo Industrial Saltillo (Los Lopez) cuya mano de obra se les desapareció y tuvieron que recurrir a los ranchos de general cepeda, arteaga y ramos. En 1984 la situacion les pegó mas con Chrysler. Isidro Lopez en lugar de subir los salarios con la complicidad del gobierno y sus mascotas de la CTM presionaron para que GM y Chrysler los bajaran. Esta es la situacion que prevalece en la capital de ahi que Monterrey y su area metropolitana paguen mas y aun asi KIA MOTORS la armadora coreana se fue a Pesqueria, N.L. aun pagando mas salarios que los que estan en Coahuila y el moreira no es ningun defensor del Pueblo el tambien es responsable de la pobreza laboral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: