fbpx

Carolina Viggiano, víctima de los daños colaterales del efecto Moreira

*** Ya perdió la senaduría… y ahora se le esfuma la candidatura al gobierno de Hidalgo.-

*** Rubén acaba con todo: programas sociales, obra pública, empleo suficiente y digno, vivienda social, seguridad sin simulación, inversión extranjera directa sin maquillaje.

desfile
Carolina Viggiano pierde sus oportunidad políticas por culpa de su marido y los negocios de los Moreira.

No solo en Coahuila, (sus finanzas, su sociedad y su política), el efecto Moreira ha hecho estragos. Los efectos son malos y en extremo colaterales. La hermosa sierra hidalguense sufre ya un sismo político. Y aunque el largo brazo de los negocios de los Moreira llega hasta esas tierras, los impactos políticos son negativos.

La abogada y empeñosa mujer, Alma Carolina Viggiano Austria, ya resintió hace dos años los estragos del efecto Moreira; fue quitada de la lista de senadores, privilegio que había ganado por méritos propios, pero que cede por excesos ajenos.

Dos años no fueron suficientes para que la señora Viggiano de Moreira entendiera el problema. Debía alejarse de la contaminación, pero sucumbió al viático y a los negocillos que dan a sus allegados hidalguenses, algún rector agrario, una cauda de nuevas oficinas en la estructura del DIF Estatal y una suerte de reformas legislativas “de avanzada”. Aquella senaduría que no fue, hoy le hará falta en su anhelo por ser gobernadora.

Difícil, muy difícil que un allegado a ella, como lo es el exGobernador y Secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong, esté encumbrado en el poder federal para apoyar su proyecto en tiempos futuros. Su oportunidad es ahora, pero se aleja del objetivo, tan veloz como el desprestigio marital la socaba.

El mal trabajo y la pésima fama de su conveniente marido se convertirán en pocos días el último clavo del ataúd político.  Una vez que le avisen que alguno de los senadores, David Penchina Grub (hoy candidato sustituto de Osorio) u Omar Fayad Meneses (candidato de Manlio Beltrones) será quién abandere al PRI como candidato a la gubernatura de Hidalgo (y no ella, Alma Carolina), verá con claridad que el efecto Moreira salpica lejos.

Este efecto impacta ya al magisterio nacional, que se alió a este apellido (Moreira) y a Elba Esther Gordillo y que ahora se dividen arrepentidos, rescatando los pedazos del Sindicato Nacional, gravemente segmentado. El magisterio de Coahuila, ya fue saqueado y esquilmado en sus fondos de pensiones, en sus ingresos y prestaciones, en sus clínicas y seguridad social; y claro, todo por un fuego amigo iniciado por estos hijos del propio gremio.

Coahuila está en ruinas. Los negocios, a la par de una salida limpia, son la única prioridad que mueve la desgastada maquinaría (por falta de mantenimiento, ¡no hay con que!). El efecto Moreira acaba con todo: programas sociales, obra pública, empleo suficiente y digno, vivienda social, seguridad sin simulación, inversión extranjera directa sin maquillaje.

No hay dinero para todo esto y los negocios de publicidad y prensa, de construcción, de carbón y energía, se llevan el pastel que sobra. Lo llevan a las mansiones de quienes mandan (aun).

Veinticinco años o más se padecerá la Deuda millonaria, cuatro sexenios gubernamentales habrán de transcurrir para que podamos salir del pozo financiero, gracias al efecto Moreira. Y seguimos sin saber en qué se gastaron tantos miles de millones. Pero, sí escuchamos y leemos de la ruta de los negocios en México, Texas y Uruguay.

Este ominoso efecto ha golpeado con infamia a la sociedad y a “LA FAMILIA” de Coahuila. Esta institución sagrada (LA FAMILIA) ha sido víctima inocente de los afanes de propaganda. Del importar “modelos sociales de avanzada” (de avanzada descomposición política y social).

El efecto Moreira. ¡”Dios proteja a Coahuila, hasta de los mismos coahuilenses”!

agpconsultor@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: